Puntos de oración del salmo 25

0
3776
Puntos de oración del salmo 25

Hoy exploraremos el libro del Salmo 25. Examinaremos los poderosos puntos de oración del salmo 25. Estos salmos, como muchos otros salmos, están escritos por el rey David, el gobernante de Israel y el rey más grande que jamás haya adornado la tierra. El Salmo 25 es una canción de súplica a Dios Todopoderoso para que nos muestre misericordia y compasión donde más lo necesitamos.

Además, el Salmo 25 le ruega a Dios que nos salve del reproche de las personas. En el mundo actual en el que vivimos, muchas personas esperan pacientemente nuestra caída, especialmente como cristianos, para poder burlarse de nosotros y hablar mal del Dios que servimos. Al Rey David le gusta que muchos de nosotros tengamos a estas personas esperando que sea avergonzado, el Salmo 25 está escrito para suplicar a Dios que lo rescate de los planes de sus adversarios. Así también nosotros, que invocamos el nombre de Dios día y noche, y nosotros que nos hemos negado a comprometer nuestra fe, el Salmo 25 debería ser nuestro himno día y noche para recordarle siempre a Dios que recuerde sus promesas con respecto a los que creen en él.

Habiendo establecido el hecho de que el Salmo 25 se trata principalmente de la súplica a Dios para salvarnos de reproche o vergüenza, es importante que hagamos un análisis de cada una de estas maravillosas escrituras para una mejor comprensión.

KMIRA LA TV DE LA GUÍA DE ORACIÓN TODOS LOS DÍAS EN YOUTUBE
SUSCRÍBASE AHORA

Salmo 25 Significado Versículo Por Versículo

Versículo 1 y 2 A ti, oh Señor, levanto mi alma. Dios mío, en ti confío; No me dejes avergonzar; No dejes que mis enemigos triunfen sobre mí

Este primer y segundo versículo del Salmo 25 habla de una entrega total de nuestra vida a Dios, poniendo todas nuestras preocupaciones sobre él como el autor y consumador de nuestra fe. Los dos primeros versículos también suplican que Dios no defraude nuestras expectativas. Recuerde que la Escritura dice que las expectativas de los justos no serán truncadas. Además, estos versículos buscan la victoria de Dios sobre el enemigo.

Versículo 3 y 4 Ciertamente, ninguno de los que esperan en Ti sea avergonzado; Sean avergonzados los que traicionan sin causa. Señor, muéstrame tus caminos; Enséñame tus sendas.

Los versículos tres y cuatro del Salmo 25 también hablan de suplicar a Dios Todopoderoso. En estos versículos, el rey David le rogaba a Dios que no lo avergonzara y le rogaba que avergonzara a los que traicionan. También en estos versículos, podemos rogar a conocer el camino de Dios.

Versículo 5 y 6  Guíame en tu verdad y enséñame, porque tú eres el Dios de mi salvación; En ti, espero todo el día. Recuerda, oh Señor, tus tiernas misericordias y tus bondades amorosas, porque son de la antigüedad.

Los versículos cinco y seis del Salmo 25 muestran a un hombre que busca el consejo de Dios sobre todo lo que hace. El versículo cinco días me guía en tu verdad y me enseña; Esto explica que como humanos no sabemos nada por nosotros mismos, excepto que Dios nos enseña y nos muestra el camino a seguir, podríamos estar caminando en la oscuridad.

Versículo 7 y 8 No te acuerdes de los pecados de mi juventud, ni de mis transgresiones; Según tu misericordia acuérdate de mí, por tu bondad, oh Señor.

Los versículos 7 y 8 de este Salmo están pidiendo perdón a Dios, especialmente por los pecados que uno ha cometido en los días de la juventud. Los días de la juventud aquí no mientras seamos jóvenes solos, también pueden significar nuestros horribles viejos tiempos antes de que aceptamos a Cristo como Señor y Salvador. La mayoría de nosotros hemos hecho cosas terribles mientras aún estábamos en el mundo. Entonces, este versículo está suplicando la misericordia de Dios para nuestras vidas y buscando su perdón por cada mal que hemos hecho.

Verso 8 y 9 Bueno y recto es el Señor; Por tanto, enseña a los pecadores el camino. Al humilde guía en justicia, y al humilde enseña su camino.

Estos dos versículos reconocen el hecho de que Dios es justo y recto en sus acciones. Dios entiende que un pecador es como un niño pequeño que no sabe nada, entonces Dios mismo le enseña al pecador la parte de la justicia. El estado natural de un hombre se caracteriza por la maldad, sin embargo, el espíritu de Dios ayuda a enseñarle al pecador el camino de Dios.

Versículo 10 y 11 Todas las sendas del Señor son misericordia y verdad, para los que guardan su pacto y sus testimonios. Por amor de tu nombre, oh Jehová, perdona mi iniquidad, porque es grande.

Dios es el Ser Supremo, nunca se arrepiente de sus palabras. Estos dos versículos reconocieron el hecho de que el camino de Dios es la misericordia y la verdad, y Dios siempre mantiene su pacto. En esencia, si Dios ha prometido algo, seguramente lo cumplirá. Su última parte del versículo todavía le ruega a Dios el perdón de todas las iniquidades que puedan obstaculizar el cumplimiento de las promesas de Dios.

Verso 12 y 13 ¿Quién es el hombre que teme al Señor? Él enseñará en la forma que Él elija. El mismo habitará en prosperidad, Y su descendencia heredará la tierra.

Recuerde que la escritura dice que el temor del Señor es el comienzo de la Sabiduría. Este versículo enfatizó que un hombre que teme al Señor, Dios le enseñará sus caminos. Este hombre no saldrá de la Voluntad de Dios por su vida. Este tipo de persona siempre cumplirá su propósito, no importa cuán difícil parezca, porque Dios dirigirá sus pasos en el camino a seguir.

Verso 14 y 15 El secreto del Señor está con los que le temen, y él les mostrará su pacto. Mis ojos están siempre hacia el Señor, porque él sacará mis pies de la red.

El secreto del Señor está con los que temen al Señor. Esto significa literalmente que D no oculta nada a un hombre que le teme y le obedece. Un ejemplo práctico es el padre Abraham, Abraham obedeció a Dios porque temía a Dios. Y la Biblia registró que Dios dijo que no haría nada sin decírselo a mi amigo Abraham. Nada sorprenderá a una persona así; nada tomará a esa persona por sorpresa. Dios, literalmente, le revelará cosas profundas y más misterios a esa persona.

Verso 16 y 17 Vuélvete a mí y ten misericordia de mí, porque estoy desolado y afligido. Las angustias de mi corazón se han agrandado; Sácame de mis angustias.

Los versículos 16 y 17 le ruegan a Dios que se apiade de la angustia. Dice que te vuelvas hacia mí y ten piedad de mí. Quienquiera que Dios parezca seguramente encontrará misericordia.

Verso 18 y 19 Mira mi aflicción y mi dolor y perdona todos mis pecados. Considera a mis enemigos, porque son muchos, y me odian con odio cruel.

Cuando no tiene a dónde recurrir, ese es el mejor momento para regresar a Dios en oración. Estos versículos del Salmo le suplican a Dios que lo mire y vea toda su aflicción, perdone sus pecados y lo salve. Recuerde que durante años los hijos de Israel estuvieron en Egipto hasta que clamaron a Dios que fue cuando llegó la ayuda.

Verso 20 y 21 Guarda mi alma y líbrame; No me dejes avergonzar, porque en ti confío. Que la integridad y la rectitud me guarden, porque en ti espero.

Este último verso del Salmo 25 le ruega a Dios que libere su alma. Este versículo reitera el hecho de que él confió en el Señor y no debe ser llevado a la vergüenza.

Versículo 22 ¡Redime a Israel, oh Dios, de todos sus problemas!

David terminó el salmo rogándole a Dios por la redención de Israel a su gloria anterior.

¿Cuándo necesito este salmo?

Quizás se pregunte cuándo necesita exactamente este Salmo, puede consultar a continuación algunas de las situaciones en las que debe usar el Salmo 25

  • Siempre que estés preocupado por el futuro
  • Cuando tienes miedo de que te avergüencen
  • Cuando hay tantos adversarios buscando tu ruina
  • Cuando quieres revelación de Dios sobre ciertas cosas
  • Cuando necesitas misericordia
  • Cada vez que quieras decir una oración por la redención

Salmo 25 Puntos de Oración

  • Señor Dios, te pido que por tu misericordia me enseñes qué camino tomar en la vida en el nombre de Jesús.
  • Señor, tu palabra dice que el secreto del Señor está con aquellos que le temen, te pido que comiences a revelarme cosas secretas en el nombre de Jesús.
  • Oro por el perdón de mis pecados e iniquidades, Señor, perdóname en el nombre de Jesús.
  • Padre justo, te pido que me liberes y que no me avergüences en el nombre de Jesús.
  • ¡Oh Dios de la misericordia! Ten piedad de mí hoy y deja que tu misericordia me arrebata de aquellos que buscan mi muerte en el nombre de Jesús.
  • Oh Señor, por tu misericordia silencia cada voz satánica que habla en mi contra para destruir mi vida en el nombre de Jesús.
  • ¡Oh Señor! Usa todo a mi alrededor para favorecerme en el nombre de Jesús. Amén.
  • ¡Oh Señor! Busco tu cara como el niño busca la cara de los padres. Muéstrame tu favor en cada área de mi vida en el nombre de Jesús.
  • Oh Señor, hoy te invoco en mi angustia. Escúchame y ten piedad de mí en el nombre de Jesús.
  • Señor, deja que mi corazón se llene de alegría mientras contestas mis oraciones de acuerdo a tu misericordia en el nombre de Jesús.
  • Oh Señor, declaro que tu bondad y misericordia nunca se apartarán de mí en el nombre de Jesús.
  • Oh Señor, interviene en este tema de mi vida (menciona el tema) antes de convertirme en un hazmerreír ante mis enemigos. Ten piedad de mí antes de que mis enemigos vean los signos de mi frustración en el nombre de Jesús.
  • Oh Señor, necesito ayuda a esta hora. Ayúdame en este asunto antes de que sea demasiado tarde en el nombre de Jesús.
  • Oh Señor, tú eres el Dios que levanta a los pobres del polvo, los necesitados de la colina de estiércol, muéstrame tu misericordia Señor e interviene en esta situación en el nombre de Jesús
  • Oh Señor, mientras te sirvo continuamente, deja que tu misericordia siempre anule el juicio en mi vida en el nombre de Jesús.
  • Oh Dios de misericordia, levántate y defiéndeme de todas las acusaciones falsas del enemigo en el nombre de Jesús.
  • Oh Señor, los desafíos de mi vida son abrumadores, son tan fuertes que puedo manejar, muéstrame tu misericordia y ayúdame en el nombre de Jesús.
  • Oh Señor, ten piedad de mí hoy. No dejes que mis enemigos me pongan dentro de un hoyo en el nombre de Jesús.
  •  Jesucristo, hijo de David, ten piedad de mí y pelea las batallas de mi vida en el nombre de Jesús.
  •  Oh Señor, ten piedad de mí y cría ayudantes para mí en este período de mi vida en el nombre de Jesús.

 

 


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el correo no deseado. Descubra cómo se procesan los datos de sus comentarios.